Consigue acceso a una biblioteca. Podrías hacerlo de dos formas: podrías crear tu propia biblioteca pequeña en casa coleccionando decenas de libros del nivel de lectura de tu niño, o podrían ir juntos a la biblioteca pública local cada semana para ver los libros. Tener una gran variedad de libros a la mano (en especial con un niño mayor) hará que la lectura sea más interesante y le ayudará a enriquecer su vocabulario en su base de conocimiento.
Es el primer método usado en la educación, y el que todo el mundo conoce. Se trata de empezar la enseñanza de las partes para conseguir un objetivo global. Por tanto, lo primero que se enseñará a los niños es el abecedario empezando por las vocales y a la vez que se practica la grafología de las mismas,. Una vez que van conociendo y dominando las diferentes letras, se van introduciendo los sonidos para que los niños puedan identificar como suenan las mismas cuando se juntan con otras, ma, ca...
Uno de los pasos más importantes para enseñar a su hijo a leer es la asociación de un sonido fonético con una letra o un par de letras. Este proceso se llama “conciencia fonológica”, hay 44 sonidos posibles creados por las 26 letras de nuestro alfabeto y cada sonido debe enseñarse en relación con su letra de contraparte. Esto incluye los sonidos largos y cortos producidos por cada una de las letras individuales, así como el sonido de las letras combinadas (como “ch”).

Es probable que muchas personas se interesen por este método con el fin de hacer que su bebé tenga un aprendizaje precoz de la habilidad de la lectura. Sin embargo hay que tener en cuenta que por mucho que el bebé pueda tener la capacidad de adquirir esta habilidad, debe valorarse en gran medida si es o no adecuado y cómo se lleva a la práctica este método.
¿Sabes cómo evitar sentir celos de la cuidadora tu hijo? ¿Los has sentido alguna vez? ¿Has sentido, pensado, creido o imaginado que tu hijo quiere más a su cuidadora que a ti? ¿Crees que es verdad o solo son imaginaciones tuyas causadas por ese sentimiento de culpa por no pasar suficiente tiempo con tu hijo? Hoy tocamos este tema volviendo a uno de nuestros libros de referencia “QUEREMOS HIJ ...

La enseñanza multisensorial no se usa solo para la lectura. También puede ayudar a los chicos que tienen dificultades en matemáticas, como es el caso de la discalculia. El uso de la vista, el tacto, la audición y el movimiento puede facilitar entender qué representan los números y los símbolos. Estas son 10 técnicas multisensoriales para enseñar matemáticas.
Glenn J. Doman, médico norteamericano, fundó los Institutos para el Desarrollo del Potencial Humano, en Philadelphia, a finales de los años 50. Previamente, Doman había trabajado con niños aquejados por lesiones cerebrales, que consiguieron desarrollar unas habilidades cognitivas similares e incluso superiores a las de los niños sanos, lo que le hizo pensar que si una estimulación adecuada lograba magníficos resultados con estos niños, se estaba desaprovechando la capacidad de aprendizaje de los niños sanos.
No hace mucho tiempo, algunas compañías afirmaron que las “tarjetas de memoria” eran ideales para ayudarlo a enseñar a su hijo a leer. Sin embargo, no enseñan a leer, sino que les enseñan a los niños a asociar un dibujo con una palabra utilizando una imagen correlacionada. En general, la tarjeta “aide-memoire” no es la técnica más útil o efectiva para aprender a leer, trate de evitarlos y conserve estas tarjetas para otras técnicas de desarrollo de habilidades descritas anteriormente.
Al aprender a leer con este método, nos estamos saltando un paso, el aprendizaje del abecedario. Algunos expertos consideran que esto provocará deficiencias en el lenguaje a largo plazo como las faltas de ortografíal. Por este motivo, es importante centrarnos en el aprendizaje de la ortografía, aunque el niño ya lea bien sin haber aprendido el abecedario. Una vez que el niño empieza a leer sus primeras palabras debemos enseñarle simultáneamente el abecedario. Si vemos que el niño aún no tiene la madurez necesaria, iremos despacio y sin presionarle, intentando que el aprendizaje sea como un juego para él.

Haz que lea en voz alta. Tendrás una mejor percepción de las habilidades de lectura de tu niño cuando lea en voz alta, además estará obligado a bajar la velocidad de su lectura para pronunciar correctamente las palabras. Evita detenerlo para corregirlo mientras lee, ya que hacerlo podría interrumpir la ilación de sus pensamientos y dificultar la comprensión de lo que esté leyendo.

Síguele leyendo. Así como le has enseñado el placer de leer antes de que aprendiera a hacerlo, deberás continuar fomentando la lectura al leerle o leyendo juntos diariamente. De esta manera, tu niño desarrollará una conciencia fonémica más sólida cuando vea las palabras mientras se las leas, en vez de esforzarse por hacer ambas cosas al mismo tiempo por sí solo.
Léele a tu niño con frecuencia. Como con todo, es difícil ser bueno en algo sin haber estado expuesto a ello. Para que tu niño esté interesado en la lectura, deberás leerle con frecuencia. Si te es posible, deberías empezar cuando sea un bebé y continuar hasta sus años de escuela. Lee libros con historias que comprenda; a una temprana edad, podrías leerle de 3 a 4 libros cortos por día.
3 años 2 meses y ya leemos ¡yeeeii! Esto de rodearlos de libros y nada electrónico es mágico! Pienso que pueda tener relación genética pues yo también aprendí a leer a esta edad, y no leer de pausas ni nada lee de corrido y súper bien, claro aun hay palabras largas que deletrea y otras veces lee la palabra y voltea con cara de "que!?", le explico lo que significq, leeo yo la oración, le explico el contexto entero y entonces le pido que lo leea de nuevo ella y así ya lo entendió mejor :) Entrara a 1° de kinder y ojala esta herramienta sea muy muy útil como me lo fue a mi ¡gracias baby center!
Para tener a mano este material puedes comprar los típicos cajones de bricolaje para guardar piezas o fabricar uno similar en casa con madera o cartón resistente. En cualquier caso, se trata de un mueble con cajones en los que están dibujadas las diferentes letras del alfabeto. Puede colocarse en la habitación del niño o en otro lugar de la casa ya que la idea es guardar en su interior objetos cuyo nombre comience con la letra de cada cajón. Por ejemplo, en el cajón de la letra M se puede guardar una maceta de juguete, un muñeco o una manivela. De esta manera, el pequeño irá relacionando las letras con los sonidos y los nombres.
Por último, dejar que el niño realice trazos, garabatos o dibujos previamente en el aire, en arena o en harina, facilita la posterior ejecución de los trazos en una ficha. En el último curso de la Educación Infantil, es importante que el niño tenga adquiridas estas habilidades para facilitar el paso a Primaria en condiciones de adquirir los conocimientos establecidos en esta nueva etapa.
A mi me resulto muchisimo con mi nieta de 6 años, lo primero que hice fue enseñarle el abecedario y luego trabaje con ella el enlace de las palabras. Lo que usted refiere de los cumpleaños tambien es excelente pues ayuda mucho, yo la ponga hacer tarjetas para las madres, para felicitar a su profesora, etc. Felicidades, este es un excelente articulo.
Enséñale las letras más allá de los libros. Se puede aprender a leer no solo a través de los libros. El mejor aprendizaje llega del mundo que nos rodea. Aprovecha cuando vayas a comprar al supermercado, o cada vez que veas el letrero de una tienda. Identifica las letras y enséñale lo que pone. Por ejemplo, si estás comprando manzanas, enséñale el letrero donde pone 'manzanas'. Empieza por las letras: 'Mira, la M de manzana'. Busca algo que también tenga esa letra: 'Mira, la M de manzana también está aquí, en melocotón'...
9. Infórmese sobre lo que ofrece la escuela Lea la información que la escuela envía a los hogares (solicite que le envíen versiones en español) y hable con otros padres de familia para saber qué programas ofrece la escuela. Es posible que haya un programa de música, actividades después de la escuela, equipos de deportes o programas de tutoría que podrían beneficiar a su hijo. Manténgase informado durante el año escolar.
Prepare a su hijo para la vida real. Cuando a un niño se le conceden todos los deseos, quizás llegue a creer que tiene derecho a todo. Así que, si le pide algo que usted no puede pagar, explíquele por qué es necesario ajustarse a un presupuesto. O, si deben cancelar un paseo o unas vacaciones, podría decirle que las desilusiones son parte de la vida y contarle qué le ayuda a usted a superarlas. En vez de proteger a sus hijos de todos los problemas, prepárelos para los desafíos que tendrán que afrontar de adultos (texto bíblico clave: Proverbios 29:21).

14. Demuestre una actitud positiva con respeto a la educación. Lo que decimos y hacemos en nuestras vidas diarias les puede ayudar a desarrollar actitudes positivas hacia la escuela y el aprendizaje, y a desarrollar la confianza en sí mismos como estudiantes. Al demostrarles que valoramos la educación y utilizamos nuestro conocimiento en la vida cotidiana, les damos un ejemplo muy poderoso a seguir, lo cual contribuye mucho a su éxito en la escuela.
Lee con un diccionario en la mano y de inmediato busca aquellos términos que no conozcas o busca otras fuentes para conceptos que para ti no son claros, esto hará que comprendas mejor la lectura. En textos que no sean de ficción puedes verificar datos para comprobar que son verdaderos, no hay que creer en todo lo que leemos, pues no todo es cierto en un 100%.

Hola Ana, no damos valoraciones nunca por internet, seria arriesgado y contraproducente para su hija, solo podemos dar consejos, ya que ha visitado a un otorrino, yo visitaría con el informe a un psicologo infantil, para detectar algún posible trastorno en el habla o lenguaje. Puede ayudarte leer este artículo: https://www.educapeques.com/estimulapeques/juegos-comprension-auditiva.html, aunque lo ideal es la visita a un especialista.


Con esto quiero decir que si mi segundo hijo, Aran, que tiene ahora 3 años cumplidos ayer mismo, no nos pregunta por las letras ni nos dice “qué pone aquí”, aprenderá a leer cuando le enseñen en clase y con los cuentos que leemos en casa, porque papá y mamá no van a forzar nada (aunque sí seguiremos algunos de los consejos que os ofrezco, porque son inherentes a nuestra forma de ver la lectura).
Tras saberselas, se procede a mostrar al niño la primera y pedirle que la identifique. Tras ello, se sigue mostrando la primera y se enseña con la otra mano la segunda palabra, que también se le pide que identifique. Hecho esto, se le colocan las dos cartulinas delante y se le pide al niño que señale primero una y luego otra. Se trata de enseñarle a diferenciar visualmente los estímulos. Generalmente en este paso se emplean palabras sencillas y básicas como mamá y papá.
4. Averigüe cómo le está yendo a su hijo en sus cursos. Pregúntele a la maestra cómo le está yendo a su hijo en comparación con los demás estudiantes. Si su hijo se está rezagando, especialmente en la lectura, consulte qué puede hacer usted o la escuela para ayudar. Es importante actuar oportunamente antes de que su hijo se retrase demasiado. Lea los reportes o informes escolares de su rendimiento académico. Para obtener más información, consulte la página Cómo saber si su hijo necesita ayuda adicional.
Utiliza herramientas divertidas, como la poesía o las canciones. Los niños aprenden mucho mejor mediante el juego. Les gusta mucho las canciones, porque les invita a bailar mientras aprenden, o las poesías con rima, que suelen ser cortas y divertidas. Nada como una buena canción para enseñarles las letras del abecedario o una poesía divertida para enseñarles a leer los días de la semana.
×