Una tercera etapa, en la que se mostraran palabras relativas a elementos presentes en la vida diaria del sujeto, generalmente objetos familiares, familia e incluso acciones. El tamaño de la letra se ha visto reducido. Se plantea que aproximadamente el niño podría estar aprendiendo en esta fase una palabra por día, aunque ello dependerá del ritmo del menor. Es importante recordar que se debe seguir planteando como un juego y que se lleve a cabo de forma breve y sin que el niño se aburra.
Colorín Colorado es un proyecto nacional de multimedia que ofrece una gran riqueza de información basada en la investigación, actividades y consejos bilingües para maestros y familias de estudiantes del idioma inglés (ELLs, por sus siglas en inglés). Colorín Colorado es un servicio educativo de WETA, la principal emisora pública de la capital del país, y recibe fondos de la federación de maestros, National Education Association. © Copyright 2017 WETA Public Broadcasting.

Y es que resulta fundamental hacer del aprendizaje algo divertido y ameno para el bebé y no una obligación impuesta y repetitiva. Se trata de plantearlo como un juego, que les permita experimentar, comunicarse, socializar y divertirse. De este modo el bebé asocia el hecho de aprender con algo que le produce alegría y lo estimula. De hecho, si se plantea como imposición sencillo que el bebé termine aborreciendo dicho aprendizaje y pueda tener mayores problemas en su adquisición.


En el aprendizaje de la lectura intervienen diferentes áreas situadas en los dos hemisferios cerebrales: la que ve los símbolos, la que los reconoce, la que les otorga significado, la que oye las palabras y la que las reconoce. Para que el niño pueda aprender a leer, todas estas áreas deben poder establecer conexiones entre sí mediante las ramificaciones nerviosas de las células cerebrales que las integran. Para que estas conexiones se realicen adecuadamente, estas células (neuronas) deben estar revestidas de una vaina de mielina que las aísle eléctricamente.
Consigue acceso a una biblioteca. Podrías hacerlo de dos formas: podrías crear tu propia biblioteca pequeña en casa coleccionando decenas de libros del nivel de lectura de tu niño, o podrían ir juntos a la biblioteca pública local cada semana para ver los libros. Tener una gran variedad de libros a la mano (en especial con un niño mayor) hará que la lectura sea más interesante y le ayudará a enriquecer su vocabulario en su base de conocimiento.
Otra de sus peculiaridades de este método es que insta a aprovechar los períodos sensibles del niño, esos momentos del desarrollo en los que ya está preparado para asumir nuevos conocimientos y es más receptivo a determinados aprendizajes. Según el método Montessori, no sirve de nada forzar a un niño a aprender algo para lo que no está preparado, por lo que es importante esperar a que haya alcanzado la maduración necesaria para que pueda aprender a leer y escribir.
La mayoría de los niños aprenden a leer a los 6 ó 7 años. Algunos niños aprenden a los 4 ó 5 años. Incluso si un niño se encuentra en ventaja, es posible que la pierda al comenzar la escuela. Es muy probable que los demás estudiantes alcancen el nivel en segundo o tercer grado. Presionar a su hijo para que lea antes de que esté preparado puede afectar el interés de su hijo por aprender. Los niños que realmente disfrutan de aprender tienen más probabilidades de que les vaya bien en la escuela. Este amor por el aprendizaje no puede forzarse.

Los niños imitan a sus padres: si ven que sus padres leen, ellos también querrán hacerlo. Esta será una de las principales premisas para fomentar la lectura infantil, deberás predicar con el ejemplo. Puedes optar por leer la prensa diaria, revistas temáticas, novelas, ensayos... ¡o cualquier cosa que caiga en tus manos! Será importante que los niños entiendan que leer nos hace grandes.

Enséñale a tu niño el alfabeto. Cuando tu hijo haya desarrollado una conciencia de las palabras, empieza a descomponer las palabras en letras individuales. Si bien la canción del alfabeto es el medio más clásico para enseñar el alfabeto, trata de hacer algo creativo. Explícale cada una de las letras con su nombre, pero no te preocupes todavía por tratar de incorporar los sonidos de las letras.
Usa juegos o pasatiempos. Existen muchos tipos de juegos para enseñar a leer a los niños. Pasatiempos en donde deben unir una letra con el resto de la palabra con ayuda de un dibujo... Puedes crear tus propios juegos para tu hijo, recortando dibujos de alimentos o de objetos de catálogos comerciales, por ejemplo,  y pidiendo que una cada objeto con su nombre escrito.
Fue redactor y locutor en Ràdio Trinitat Vella Esports (Fundació Trinijove). También fue técnico en comunicación en PrensaSport y PIMEC. Desde hace casi dos años trabaja en Expandia International (Casablanca, Marruecos). Redactor en Grupo M Contigo S.L. Versátil y capacitado, trabaja desde el concepto hasta la realización de los contenidos mediante la redacción, locución y creación audiovisual.
Un desayuno nutritivo les da energía a los niños y los prepara para el día que tienen por delante. En general, los niños que toman el desayuno tienen más energía y tienen un mejor desempeño en la escuela. Los niños que toman el desayuno también tienen menos probabilidades de ausentarse y van con menos frecuencia a la enfermería con dolor de estómago por el hambre.
1. Reúnase con la maestra de su hijo. Tan pronto como comience el año escolar, busque la manera de reunirse con la maestra de su hijo e infórmele que desea ayudar a su hijo a aprender. Dígale con claridad que si percibe que surge algún problema, usted desea saberlo inmediatamente. Hablar con la maestra de su hijo ofrece muchas ideas para empezar una colaboración.

Deja que memorice algunas palabras. Memorizar algunas palabras le servirá como guía para relacionar letras y sonidos. Si memoriza su nombre, el nombre de su padre y de su madre, y alguna palabra básica como 'hola', 'casa', 'mamá', le estarás ofreciendo una referencia para que él mismo haga sus propias equivalencias e intente 'descifrar' esa palabra 'nueva' que nunca antes había intentado leer. 
Los bebés aprenden a hablar, a andar, a correr, a relacionarse con el mundo a lo largo de los tres o cuatro primeros años de vida. Sus capacidades psicofísicas se lo permiten. De la misma manera pueden aprender a leer. Lo único que tenemos que comprobar es que nuestro hijo tenga la madurez evolutiva necesaria para poder incorporar este aprendizaje, en principio complejo.
9. Infórmese sobre lo que ofrece la escuela Lea la información que la escuela envía a los hogares (solicite que le envíen versiones en español) y hable con otros padres de familia para saber qué programas ofrece la escuela. Es posible que haya un programa de música, actividades después de la escuela, equipos de deportes o programas de tutoría que podrían beneficiar a su hijo. Manténgase informado durante el año escolar.
14. Jurisdicción:J4Ktiene sede en Colombia y este Sitio Web es operado en Colombia el Usuario acepta en forma irrevocable la jurisdicción de los tribunales de la Ciudad de Bogotá, en relación con cualquier acción para la ejecución de estos términos y condiciones. Reconocemos que es posible que el usuario obtenga acceso a este Sitio Web desde cualquier lugar en el mundo, pero no tenemos capacidad práctica para impedir tal acceso. Este Sitio Web fue proyectado para cumplir con las leyes de la República de Colombia. Si cualquier material en este Sitio Web, o el uso de este Sitio Web por el usuario fuera contrario a las leyes del lugar en el cual el Usuario estuviera al acceder al mismo, el Sitio Web no estádestinado a el usuario y le solicitamos que no utilice el Sitio Web. El Usuario es responsable por informarse respecto a las leyes de su jurisdicción y porel cumplimiento de las mismas.

Haz preguntas interactivas. Incluso antes de que tu niño aprenda a leer, podrá aprender comprensión de lectura. Mientras le leas cuentos en voz alta, hazle preguntas sobre los personajes o la trama. Para un niño pequeño, estas preguntas podrían ser: “¿Ves el perro? ¿Cuál es el nombre del perro?”. La dificultad de las preguntas podría ser cada vez mayor a medida que el nivel de lectura aumente.
Tal vez la mayor ventaja de enseñar a leer a un hijo pequeño sea la intensa relación que se establece entre el padre o la madre y el niño al compartir una situación de aprendizaje que ampliará las posibilidades creativas e imaginativas del niño, así como mejorará en gran medida su autonomía personal (podrá adentrarse en el mundo de la fantasía escrita cada vez que lo desee).
Recuerdo que mi madre me los leía pasando el dedo por encima de las palabras, como tantas personas que leen de este método, (y aprovecho para decir que aunque está mal visto por yo qué sé de esta forma se lee más rápido y con mayor concentración) y al final con tan solo unos 4 o 5 añitos, si no me falla la memoria estaba entrando en 3 de infantil o primero de primaria, ya sabía leer, totalmente adelantado a mi curso.
Hacerle preguntas (cuando tiene dos o tres años) mientras se le lee un libro le anima y es muy eficaz para el desarrollo de su comprensión. De hecho hay muchos niños capaces de leer con una gran fluidez pero que no comprenden lo que están leyendo, y si no lo comprenden, no están realizando una lectura real ni productiva. Las preguntas durante la lectura harán que se desarrolle su vocabulario y que interactúe con el libro.
A veces, los estudiantes desean quedarse en casa porque tienen problemas con los compañeros de clase, los trabajos, las calificaciones o incluso los maestros. Esto puede causar síntomas reales, como dolores de cabeza o de estómago. Si cree que hay un problema en la escuela, hable con su hijo (y tal vez con el maestro) para obtener más información sobre lo que le está causando ansiedad. El consejero escolar o el psicólogo de la escuela también pueden ayudarlo.
4. Averigüe cómo le está yendo a su hijo en sus cursos. Pregúntele a la maestra cómo le está yendo a su hijo en comparación con los demás estudiantes. Si su hijo se está rezagando, especialmente en la lectura, consulte qué puede hacer usted o la escuela para ayudar. Es importante actuar oportunamente antes de que su hijo se retrase demasiado. Lea los reportes o informes escolares de su rendimiento académico. Para obtener más información, consulte la página Cómo saber si su hijo necesita ayuda adicional.
9. Privacidad del Visitante:En el siguiente Link se podrá consultar la Política de Privacidad que maneja J4Khttp://www.jardininfantilkidstown.com/. Para tal efecto datos personales es cualquier información que permite identificar a un individuo. Las clases de datos personales que el presente sitio puede recolectar incluyen el nombre y el apellido de la persona, domicilio, número de teléfono, cédula y dirección de correo electrónico (datos no sensibles). El titular de este sitio no recabaraningún dato personal sobre su persona a menos que Usted voluntariamente lo provea o de otro modo lo permita la normativa aplicable sobre protección de datos personales. En consecuencia, quien provee los datos reconoce que proporciona sus datos en forma absolutamente voluntaria y que los mismos son ciertos. Al hacer clicen [Acepto], el usuario manifiesta de manera expresa e inequívoca que es el legítimo Titular de la información proporcionada y que la misma es veraz, completa, exacta, actualizada y verificable. Del mismo modo, el usuario declara de manera libre, expresa, inequívoca e informada, que AUTORIZA a JUST 4 KIDSSAS para que, en los términos de la Ley 1581 de 2012, realice la recolección, almacenamiento, uso, circulación, supresión, y en general, Tratamiento de sus datos personales, incluyendo datos que puedan llegar a ser considerados como sensibles de conformidad con la Ley como el origen étnico, inclinaciones políticas, sexuales, religiosas o datos biométricos del Titular, para que dicho Tratamiento se realice con el propósito de lograr las siguientes finalidades.El usuario declara que se le ha informado de manera clara y comprensible que tiene derecho a conocer, actualizar y rectificar los datos personales proporcionados, a solicitar prueba de ésta autorización, asolicitar información sobre el uso que se le ha dado a sus datos personales, a presentar quejas ante la Superintendencia de Industria y Comercio por el uso indebido de los mismos, a revocar ésta autorización o solicitar la supresión de los datos personales suministrados y a acceder de forma gratuita a los mismos. El usuario declara que conoce y acepta el Manual de Tratamiento de Datos Personales de JUST 4 KIDSSAS Al hacer clicen [Acepto], manifiesta que reconoce y acepta que cualquier consulta o reclamación relacionada con el Tratamiento de sus datos personales podrá ser elevada verbalmente o por escrito ante JUST 4 KIDSSAScomo Responsable del Tratamiento, cuya link es: http://www.jardininfantilkidstown.comy su teléfono de atención es (57) (1)862 3247
Si no queréis comprar letras de imán siempre podéis imprimir unas letras, recortarlas y jugar con ellas (pintándolas, poniéndoles pegamento, haciendo manualidades con ellas, etc.). En Bebebibobú, Andrea nos ofreció hace unos meses unos juegos de letras para imprimir, con fundas para guardarlas y todo (para que luego no digáis que no os lo pongo fácil).
Lo cierto es que en el colegio, durante la educación infantil (3,4,5 años), se suele hacer una aproximación a la lectura usando el método global: se enseñan palabras a los niños asociadas a imágenes, se observan semejanzas entre palabras (elefante y estrella empiezan por la misma letra), etc; y, ya en educación primaria (a partir de los 6 años), se inicia un análisis de los segmentos de las palabras: el silabeo (pa-pe-pi-po-pu). Tanto el método analítico como el global son válidos para desarrollar la capacidad lectora. Y ambos son necesarios para una lectura de calidad. Que insistamos más en uno u otro dependerá de las necesidades del niño en cada momento del desarrollo de dicha capacidad. 
El aprendizaje de la lectura y la escritura se hace de forma paulatina a partir de los 3-4 años. A esta edad, todo está basado sobre juegos para reconocer las formas y preparar al niño con juegos de preescritura. Cuando el niño haya alcanzado la madurez suficiente, se le puede enseñar a leer. Aquí encontrarás juegos con letras y palabras para practicar lo que aprenden en el colegio.
11. Haga preguntas. Si algo le preocupa acerca del aprendizaje o comportamiento de su hijo, pregúntele a la maestra o al director sobre dicho comportamiento y busque asesoría. Sus preguntas pueden ser como las siguientes: ¿Qué problemas específicos tiene mi hijo con la lectura? ¿Qué puedo hacer para ayudar a mi hijo con este problema? ¿Cómo puedo evitar que otros niños intimiden a mi hijo? ¿Cómo le puedo ayudar a mi hijo a hacer las tareas? y ¿A qué grupo de lectura pertenece mi hijo?

READ 180 es para los lectores que tienen problemas en los grados 3-12. Incluye instrucción por parte del maestro, trabajar en una computadora y leer por sí solo. Los chicos también escuchan a alguien leer en voz alta y luego leen el mismo texto. El programa incluye libros de trabajo, libros para leer individualmente, audio libros y un programa de computación que hace un seguimiento del progreso del estudiante. Es mayormente usado por especialistas en lectura para dar apoyo adicional.


Y es que resulta fundamental hacer del aprendizaje algo divertido y ameno para el bebé y no una obligación impuesta y repetitiva. Se trata de plantearlo como un juego, que les permita experimentar, comunicarse, socializar y divertirse. De este modo el bebé asocia el hecho de aprender con algo que le produce alegría y lo estimula. De hecho, si se plantea como imposición sencillo que el bebé termine aborreciendo dicho aprendizaje y pueda tener mayores problemas en su adquisición.
La lectura es una de las habilidades básicas para el aprendizaje. De hecho, no es casualidad que sea una de las primeras enseñanzas que reciben los niños en la escuela. No obstante, aunque la lectura abre un mundo de posibilidades ante los pequeños, descifrar las primeras palabras no es tarea fácil, ni para el aprendiz ni para el maestro. Y es que enseñar a leer demanda mucha paciencia y el uso de buenos métodos. En este sentido, debes saber que existen dos grandes métodos para enseñar a leer a los niños: el método analítico y el método sintético o global. 

El método Doman está diseñado para que el padre o la madre lo practique con su bebé, adaptándolo a las características y necesidades del niño, de manera que le resulte fácil y, sobre todo, divertido. No se trata de algo rígido, sino flexible, que admite modificaciones. Básicamente se trata de mostrar al niño series de cinco tarjetas con palabras, escritas con letras grandes y que correspondan a una misma categoría (por ejemplo: partes del cuerpo humano, colores, animales…), de forma rápida, tres veces al día.
Read Naturally está dirigido a mejorar la fluidez y comprensión de la lectura en niños y en adultos. El programa utiliza textos, CD de audio y programas de computación. Usualmente, los estudiantes escuchan una historia y luego la leen en voz alta. El programa hace un seguimiento minucioso del progreso. Los estudiantes trabajan a su propio nivel y avanzan a su propio ritmo. Por lo general trabajan independientemente. Read Naturally es más usado como complemento del programa principal usado en el salón de clases de educación general.
Haz que lea en voz alta. Tendrás una mejor percepción de las habilidades de lectura de tu niño cuando lea en voz alta, además estará obligado a bajar la velocidad de su lectura para pronunciar correctamente las palabras. Evita detenerlo para corregirlo mientras lee, ya que hacerlo podría interrumpir la ilación de sus pensamientos y dificultar la comprensión de lo que esté leyendo.
No seas estricto con la forma en la que tu hijo pronuncie los sonidos. Los acentos regionales y las habilidades de audición débiles hacen que un niño tenga dificultad para decir la mayoría de los sonidos de la manera académicamente correcta. Acepta el esfuerzo razonable. Reconoce que aprender los sonidos es solo un paso intermedio para aprender a leer, no una meta en sí.[6]
Tal vez la mayor ventaja de enseñar a leer a un hijo pequeño sea la intensa relación que se establece entre el padre o la madre y el niño al compartir una situación de aprendizaje que ampliará las posibilidades creativas e imaginativas del niño, así como mejorará en gran medida su autonomía personal (podrá adentrarse en el mundo de la fantasía escrita cada vez que lo desee).
La mejor ayuda para el método es la utilización de fichas y murales en la clase, que podemos poner por la guardería e incluso por casa. Cualquier momento es ideal para estimular al niño: podemos hacerlo viendo la televisión o paseando y leyendo los carteles que nos encontramos por la calle. De este modo, alniño le va a resultar más fácil aprender cuanto más le llamen la atención las imágenes que vea junto a la palabra.
Enseñe a su hijo a ser generoso. Muéstrele que “hay más felicidad en dar que en recibir” (Hechos 20:35). Una manera de hacerlo es preparando juntos una lista de personas que necesiten ayuda con las compras, el transporte o alguna reparación. Y, entonces, que su hijo lo acompañe cuando las ayude para que él vea cuánto disfruta usted de hacer cosas por otros. Así le enseñará a ser humilde de la mejor manera posible: dándole el ejemplo (texto bíblico clave: Lucas 6:38).
Deja que memorice algunas palabras. Memorizar algunas palabras le servirá como guía para relacionar letras y sonidos. Si memoriza su nombre, el nombre de su padre y de su madre, y alguna palabra básica como 'hola', 'casa', 'mamá', le estarás ofreciendo una referencia para que él mismo haga sus propias equivalencias e intente 'descifrar' esa palabra 'nueva' que nunca antes había intentado leer. 
×