A medida que tu niño en edad preescolar aprenda a leer, se desarrollará en todas estas áreas. Sin embargo, la mayoría de los niños empiezan a entender la sintaxis y la semántica antes que la fonética. Por ejemplo, aprenderá que las oraciones en un libro van de izquierda a derecha antes de entender el sonido de la combinación de las letras 'ch'. Lo mejor que puedes hacer para ayudarlo a crecer en las tres áreas es exponerlo a los libros y a la lectura todos los días. Le puedes leer en voz alta antes de irse a dormir o acudir a la hora de cuentos infantiles en las bibliotecas públicas. También, mientras prepares su cena, simplemente léele una receta.
Enséñale a tu niño el alfabeto. Cuando tu hijo haya desarrollado una conciencia de las palabras, empieza a descomponer las palabras en letras individuales. Si bien la canción del alfabeto es el medio más clásico para enseñar el alfabeto, trata de hacer algo creativo. Explícale cada una de las letras con su nombre, pero no te preocupes todavía por tratar de incorporar los sonidos de las letras.
Incluso si su alumno está fascinado con los libros, su fascinación disminuirá rápidamente si no ve la lectura modelada en su aula de clase. Si usted no es un amante lector, ¡haga un esfuerzo consciente para que sus niños lo vean leer durante al menos unos minutos cada día! ! Pero demuéstrale a sus niños que la lectura es algo que incluso los adultos deben hacer. 
Muchos profesores utilizan una combinación de métodos para enseñar a sus alumnos a leer. Se trata de una habilidad importante para los niños en su aprendizaje. Muchos aprenden a leer sin ningún problema, pero forzar a un niño a leer antes de tiempo o cuando presenta problemas puede ser contraproducente. Se recomienda leer conjuntamente y jugando a juegos para hacerlo de forma más divertida.
Una estrategia para ayudar a los niños a leer más rápido consiste en pedirles que lean un texto en un tiempo determinado cometiendo el menor número de errores posible. Observa dónde los niños se detienen o rompen su fluidez y pídeles que repitan la lectura hasta que logren leer el texto sin equivocarse. Si hubo palabras que no pudieron pronunciar, pídeles que las repitan varias veces y motívalos a buscar su significado. Cuando hayan superado sus errores, pídeles que vuelvan a leer el texto con el cronómetro encendido hasta que logren leerlo de forma fluida en un tiempo determinado.
Como ya habrás comprobado, no existe una fórmula mágica para que tus hijos aprendan a leer. Los pasos sobre los que hemos hablado son estrategias simples y efectivas para que a tu hijo le sea más fácil concienciarse sobre la importancia de la lectura. Al fin y al cabo, cada niño aprende de una manera distinta. No te desesperes, es importante inculcar muchos conocimientos durante la primera etapa educativa, más incluso que cuando se es un niño en la etapa de educación primaria.
9. Privacidad del Visitante:En el siguiente Link se podrá consultar la Política de Privacidad que maneja J4Khttp://www.jardininfantilkidstown.com/. Para tal efecto datos personales es cualquier información que permite identificar a un individuo. Las clases de datos personales que el presente sitio puede recolectar incluyen el nombre y el apellido de la persona, domicilio, número de teléfono, cédula y dirección de correo electrónico (datos no sensibles). El titular de este sitio no recabaraningún dato personal sobre su persona a menos que Usted voluntariamente lo provea o de otro modo lo permita la normativa aplicable sobre protección de datos personales. En consecuencia, quien provee los datos reconoce que proporciona sus datos en forma absolutamente voluntaria y que los mismos son ciertos. Al hacer clicen [Acepto], el usuario manifiesta de manera expresa e inequívoca que es el legítimo Titular de la información proporcionada y que la misma es veraz, completa, exacta, actualizada y verificable. Del mismo modo, el usuario declara de manera libre, expresa, inequívoca e informada, que AUTORIZA a JUST 4 KIDSSAS para que, en los términos de la Ley 1581 de 2012, realice la recolección, almacenamiento, uso, circulación, supresión, y en general, Tratamiento de sus datos personales, incluyendo datos que puedan llegar a ser considerados como sensibles de conformidad con la Ley como el origen étnico, inclinaciones políticas, sexuales, religiosas o datos biométricos del Titular, para que dicho Tratamiento se realice con el propósito de lograr las siguientes finalidades.El usuario declara que se le ha informado de manera clara y comprensible que tiene derecho a conocer, actualizar y rectificar los datos personales proporcionados, a solicitar prueba de ésta autorización, asolicitar información sobre el uso que se le ha dado a sus datos personales, a presentar quejas ante la Superintendencia de Industria y Comercio por el uso indebido de los mismos, a revocar ésta autorización o solicitar la supresión de los datos personales suministrados y a acceder de forma gratuita a los mismos. El usuario declara que conoce y acepta el Manual de Tratamiento de Datos Personales de JUST 4 KIDSSAS Al hacer clicen [Acepto], manifiesta que reconoce y acepta que cualquier consulta o reclamación relacionada con el Tratamiento de sus datos personales podrá ser elevada verbalmente o por escrito ante JUST 4 KIDSSAScomo Responsable del Tratamiento, cuya link es: http://www.jardininfantilkidstown.comy su teléfono de atención es (57) (1)862 3247

Utiliza herramientas divertidas, como la poesía o las canciones. Los niños aprenden mucho mejor mediante el juego. Les gusta mucho las canciones, porque les invita a bailar mientras aprenden, o las poesías con rima, que suelen ser cortas y divertidas. Nada como una buena canción para enseñarles las letras del abecedario o una poesía divertida para enseñarles a leer los días de la semana.

La dislexia afecta la forma en que los niños desarrollan sus habilidades para leer. Pero también afecta otras habilidades, como la ortografía. La manera más efectiva de enseñar a los niños con dislexia a leer es usando el enfoque Multisensory Structured Language Education (MSLE, por sus siglas en inglés). Los programas que usan este tipo de enseñanza a menudo son conocidos como enfoques basados en Orton-Gillingham.
A diferencia del método tradicional que se centra en las sílabas, el método Montessori enfatiza en el aprendizaje de los fonemas de forma independiente ya que al ser unidades de sonido más pequeñas es más fácil que el niño las aprenda. Asimismo, el método destaca la importancia de la conciencia fonológica, una habilidad que le permite al pequeño reconocer y reproducir los sonidos del lenguaje hablado de forma más sencilla. De esta manera, en vez de nombrar las letras como las conocemos tradicionalmente en el alfabeto, se nombran por su sonido, por ejemplo, la letra B, en vez de llamarse “be” se llama “bbb”.
Puede ayudar a mejorar el período de atención, la concentración y la memoria de su hijo con un desayuno que incluya alimentos ricos en granos enteros, fibras y proteínas, además de poco azúcar agregado. Si su hijo tiene poco tiempo algunas mañanas para desayunar en casa, envíelo a la escuela con fruta fresca, frutos secos, yogur o medio emparedado de banana y mantequilla de maní. Muchas escuelas ofrecen opciones de desayuno nutritivo antes de ingresar.
Reading Recovery es un programa de tutoría a corto plazo para estudiantes de primer grado que tienen problemas para leer. Está dirigido a desarrollar la lectura y la escritura, diseñando las lecciones a la medida de cada estudiante. Los tutores son entrenados en el programa y enseñan a los estudiantes en sesiones diarias durante un periodo de 12 a 20 semanas. Reading Recovery está diseñado para ser usado a corto plazo. Es un complemento al programa que esté siendo usado en el salón de clases de educación general. Los chicos con dislexia son a menudo incluidos en el programa. Sin embargo, estudios de investigación han cuestionado su efectividad para esos estudiantes.

El reconocimiento de las palabras es una faceta muy importante de la lectura y gracias a este acceso a la lectura, damos a nuestros hijos una autonomía personal muy grande. Desde casa podemos enseñar a leer a nuestro hijo/a y disfrutar de la experiencia de descubrir el mundo de la lectura; la recomendación general es empezar cuando el niño tenga alrededor de dos años. Y la regla principal para que esta actividad funcione y sea útil es la paciencia. Desde unComo, te mostramos algunos trucos básicos sobre cómo enseñar a leer a tu hijo.
En primer lugar, se recomienda utilizar libros con muchas ilustraciones, que se deberán ir explicando. El siguiente paso será el uso de libros con dibujos y letras unidas formando sílabas y finalmente libros con dibujos y con una o dos palabras. Será fundamental ir adaptando los libros al nivel de lectura de nuestro hijo o hija para que así sea capaz de comprender en todo momento la historia que le estamos explicando.

Leer es una destreza importante que los niños deben aprender. La mayoría de los niños aprenden a leer sin mayores problemas. Presionar a un niño para que lea antes de que esté listo puede hacer que aprender a leer se vuelva una frustración. Pero leer juntos y jugar con los libros hacen que leer sea divertido. Es necesario que los padres se involucren en el aprendizaje de sus hijos. Fomentar el amor por el aprendizaje en un niño contribuirá en gran medida a asegurar el éxito en la escuela. 
Cuando nuestro pequeños crecen se comienzan a enfrentar al aprendizaje escolar, y con ello a las letras. Aprender a leer se puede convertir en un proceso pesado para los pequeños si no lo cogen con ganas desde un primer momento. Por eso te enseñamos unos trucos que puedes empezar a inculcar en casa en cuanto comiencen a parlotear. ¡Mira! 1. Comencemos por lo básico. Primero debemos enseñarles a id ...

Enséñele a su hijo a dividir los trabajos en partes más pequeñas y manejables; de este modo, prepararse para una evaluación no le resultará abrumador. También puede enseñarle a su hijo trucos nemotécnicos para ayudarlo a recordar la información. Recuerde que tomarse un descanso después de un período de estudio de 45 minutos es una manera importante de ayudar a los niños a procesar y recordar la información.
Cuando estén en casa, señale varios objetos y diga sus nombres en voz alta, por ejemplo, mesa. Pida que su niño diga cuantas palabras pueda que rimen con el nombre. Otras palabras que son fáciles de rimar son carro, gato, rana. Deje que su niño rime con palabras sin sentido que no existen pero que riman bien, tales como: gato—pato, rato, garabato, sato.
×